lunes, 24 de marzo de 2008

En estos tiempos que corren...

Me dicen que, en los tiempos que corren, nadie se muere por amor. Me lo han dicho así, tal cual:

- "Ya ves que, hoy en día, nadie se muere por amor".

Atrás quedaron las historias en las que los personajes morían de "pena de amor". Las historias de los grandes amores, los imposibles, los que se mantienen a pesar de años y años de separación, los que tienen mil trabas para producirse, los que se recuerdan siempre, los que nunca se produjeron y por eso podemos inventar. Podemos imaginar lo bien que se estaría entre sus brazos, recordar lo bien que se estaba siempre entre sus brazos, porque nunca ocupamos ese lugar fuera de nuestros sueños. Los amores que no pudieron ser, pero que habrían sido los mejores. Siempre en pasado o en futuro, ya nadie se muere de amor en presente.

Pues yo quiero morir de amor, señores, de alegría de amor, en presente. Empieza la cuenta atrás. Tres, dos, uno, ¡preparada!, ¡lista!. Cuidado con la pistola, hay que apuntar al cielo, no vaya a ser que alguien resulte herido.

3 comentarios:

Paul Varjak dijo...

Pues entonces yo no sé si soy del pasado o del futuro, desde luego no del presente porque muero de amores imposibles (a lo mejor) demasiado a menudo.

"..no hay nostalgia peor, que añorar lo que nunca jamás sucedió.."

Paul Varjak dijo...

Holly, la que te acabas de perder. Volvíamos el Dr. y yo del concierto y te lo queríamos contar..no sé que haces a estas horas que no estás despierta..

Oreja a la plancha.

Dr. Strangelove dijo...

Coincido con Paul, vaya peazo de deleite para los oidos. Esas letras, esas canciones a capella, ese Monigote!! De haber estado despierta te habríamos cantado una nana al más puro estilo.

En Segovia...