sábado, 15 de marzo de 2008

Gris.

Me rompiste el corazón y ni te diste cuenta. Lo rompiste en dos, como al morder una aceituna sin hueso ni relleno. Fue así de fácil.

Huyo. Me paseo por la Vía Láctea. Sin querer me alejo. Sigo sin comprender el cambio en el brillo de tus ojos, el fallo de tu sonrisa, la falla de tu sonrisa.

No me acostumbro a estar sin ti y estar contigo me deja vacía, me pierdo en el vacío de lo que sientes, de lo que no sientes.

Me rompiste el corazón y ni te diste cuenta.

Y si gris es todo, si gris es el cielo cuando va a llover, ¿por qué queremos que esto lo sea también?. Yo prefiero vivir en rojo, en colores, en technicolor. Como en las películas que nos gustan a Paul y a mí.

3 comentarios:

melocotón dijo...

Hee llegado a tú blog por casualidad...pero yo también quiero vivir en technicolor.
Bonito "post",volveré a pasarme.Un besote!!!

Paul Varjak dijo...

Holly, con lo technicolor que eres tú..

Vi una llamada tuya cuando me fui a acostar, mire por la ventana pero no estabas tocando el ukelele.

Un beso muy gordo.

Anónimo dijo...

hoy que tengo ventanas...

quiero escribir en zancos

querer la escena que sube

saliendo de tus tobillos en el metro...




modo: semana santa.
en la calle: capirotes, tambores y procesiones.
en casa: peliculas de pilar lópez de ayala.


Y nadar maradentro y no
no querer salir